La realidad Vs el discurso del Gobierno: Un 62% de las familias de Capital y GBA no llega a fin de mes

0
69

La crisis económica ofrece síntomas cada vez más preocupantes respecto al escenario social y laboral del país, en comparación con datos del año pasado al corriente. Un estudio privado para la zona de la Ciudad de Buenos Aires y Area Metropolitana reveló un deterioro económico personal en el 61% de los encuestados a septiembre, contra el 37% que asumió como mala/muy mala su situación en 2017. En efecto, el Centro de Estudios Metropolitanos (CEM) presentó su encuesta telefónica confeccionada en la Capital Federal y zonas del Gran Buenos Aires. Allí solo el 10% de la muestra consideró que la situación económica del país es buena/muy buena y el 65% la calificó como mala/muy mala. Al abarcar el segmento de restricciones en tiempos de crisis el 35% de las personas admitieron que algún integrante de su hogar sufrió hambre, duplicando los guarismos de octubre del año pasado. También creció el número de habitantes que redujo su porción alimentaria por motivos de ajuste familiar, que alcanzó el 55%.

El séptimo monitor del clima social del CEM posee un diseño de muestra en relación al Censo 2010 donde aseveran que la confiabilidad del estudio mayor al 95%, bases corregidas por cuotas de edad, sexo, niveles de estudio, localidad sobre encuestados mayores de 16 años. “En el mes pasado se incrementaron los niveles de inseguridad social, tras un octubre de 2017 donde se apreció una leve mejoría. Ahora los indicadores marcan que el proceso de deterioro crece y continúa”, le expresaron a BAE Negocios desde el centro de estudios que realizó el informe.

el_pulso_de_la_sociedad.jpg_541755376

En síntesis de esa reflexión acotan que el 54% de los consultados no ocultó su temor a perder el empleo, lo asumieron en ese tono el 50% de los ciudadanos porteños, el 55% en la zona Norte del Conurbano y el 66% del primer cordón del GBA zona Sur. Para la “aventura” de llegar a fin de mes, el 68% de la zona Sur, el 60% de la zona Oeste y el 60% de la Capital Federal es una misión imposible. Respecto a la pérdida de empleo la muestra se agudiza porque la consulta incluso precisó que el temor a la desocupación se cifra en el corto plazo y la escasez del sueldo engloba al ingreso familiar, donde al menos 2 personas contribuyen a sostener el presupuesto de dicho núcleo.

Desocupación es un tópico donde la mayoría de los consultados abarcan la franja que va desde “muy probable” a “algo probable” la pérdida de trabajo cuestión que se grafica con incremento desde de junio pasado, alcanzando el máximo guarismo de la serie de informes.

Fuente: Bae Negocios