El mes pasado, Cristina Fernández de Kirchner recibió una serie de cartas en las que la amenazaban de muerte, por lo que la exmandataria hizo la denuncia ante la Justicia de Instrucción.
Enseguida, el fiscal Marcelo Roma, quien tiene delegada la investigación de la causa por la jueza Karina Zucconi, ordenó una serie de medidas de para dar con el autor de las amenazas, entre ellas un estudio para determinar el sitio de remito de las misivas. Así se logró determinar que las cuatro cartas que llegaron al domicilio de Cristina ubicado en barrio porteño de Recoleta, fueron escritas por la misma persona y su procedencia: dos en la ciudad de Mendoza y las otras dos en Godoy Cruz. En las cartas la amenazan a Cristina con que va a "terminar presa" y afirman que si eso no ocurre "habrá otras formas" para encerrarla. Además hay otra misiva enviada desde Dublín, Irlanda, pero fechada en Estocolmo, Suecia, en la que le ofrecen un avión "en cualquier aeropuerto de la Patagonia" para sacarla del país, porque en la Argentina su vida y su seguridad corren peligro".