Revelan mails que confirman que el Gobierno Macri presionó para apartar al país del ranking PISA

Política 16/12/2016
El ex ministro de Educación Alberto Sileoni presentó un informe que apunta a la gestión de Esteban Bullrich. Pedirán que la OCDE se expida sobre el tema.

El titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, en su carácter de Presidente de la Internacional de la Educación para América Latina, anunció que llevará ante el secretario general de esta organización, Fred van Leeuwen, un informe que cuestiona la exclusión de Argentina en las pruebas PISA, en base a documentos que exponen la maniobra que realizó el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación para que los resultados de las evaluaciones, que evidencian un crecimiento del país en todas las áreas (lectura, matemática y ciencias), sean excluídos del ranking.

La noticia la confirmó Yasky en una conferencia de prensa en la que estaba presente el ex ministro de Educación Alberto Sileoni, luego de que se expusieron las aclaraciones sobre el marco muestral que el gobierno nacional objeta ante la OCDE. "Tenemos evidencia suficiente para apoyar que más de 3000 escuelas elegibles para PISA fueron omitidas del marco muestral", arranca el correo enviado el 22 de junio pasado desde la cartera que dirige Esteban Bullrich. "Consideramos que estos problemas identificados son suficientes para dejar en claro que Argentina no cumple las normas de PISA", continúa en la exposición que presenció El Destape.

"Debido a esto, solicitamos una comunicación oficial de la OCDE en las siguientes 24 horas, diciendo que la muestra nacional de Argentina no cumple las normas de PISA. Por otra parte, es necesario que los resultados de Argentina no sean accesibles al público", cierra el correo.

El equipo de pedagogos y técnicos que impulsó este informe, denunció que funcionarios de la actual cartera educativa del gobierno de Mauricio Macri solicitó que la OCDE deje afuera al país del ránking. El reclamo se sustenta en "la exclusión aleatoria de 3.069 escuelas" por parte del kirchnerismo. Sin embargo, el informe que se presentó hoy explica que se basan en el relevamiento anual de 2013, sin tener en cuenta que a 2015 muchas escuelas secundarias que tenían solo el ciclo básico o el ciclo orientado superior se estaban unificando en una nueva escuela secundaria.

Asimismo, entre los motivos por los cuales no corresponde incluir las escuelas mencionadas por la actual gestión, explicaron que se debe que hay escuelas que se dieron de baja entre 2014 y 2015, que solo contaban con educación primaria al momento del envío del marco muestral y que sólo tenían un ciclo de educación secundaria a reestructurar.

En febrero de 2015, la gestión de Sileoni envió a la OCDE un marco muestral con 10.214 escuelas que contenían todos los jóvenes de 15 años matriculados, población apuntada para realizar la PISA. En mayo de ese año, el organismo acepta ese marco muestral y hace una muestra aleatoria en base a lo enviado por esta cartera educativa y en julio selecciona al azar 35 alumnos en cada una de las escuelas elegidas. Entre agosto y septiembre se tomaron los exámenes y en noviembre se envió la base de datos.

"La causa principal por la que se han evaluado a menos chicos de 15 años que lo esperado era la falta de datos actualizados de matrícula para el 2015 y la reestructuración de la escuela secundaria", advierte el informe. "Algunos de estos alumnos estaban en otras escuelas y no se disponía de datos más actualizados de matrícula para identificarlos al momento de elaborar el marco muestral", agrega.

En junio de este año, Sileoni y el director de Educación en la OCDE, Andreas Schleicher, intercambiaron mails ante esta situación, y éste último informó: "Argentina cumplió con los estándares técnicos. No vimos ninguna razón para invalidar los resultados de Argentina".

"¿Por qué la OCDE hizo la prueba sabiendo que el marco muestral era distinto de la anterior? Para la OCDE el negocio es hacer la prueba porque es un órgano económico, no educativo", dijo a El Destape, Morgade. "Es un hecho grave que se da con pruebas concretas que tenemos para demostrar la manipulación que se hace a través del contacto de los que pagan la prueba y los que las ejecutan", sumó Yasky.

"Hay interés de presentar esto como una maniobra fraudulenta. Se trabajó objetivamente para bajar la muestra por parte de funcionarios de este gobierno. Por eso decimos que la muestra podía ser defendida ya que PISA tiene en el ranking países con menos cobertura que Argentina, que tenía el 55%", afirmó Sileoni.

"Hay un intento de deslegitimar la educación pública que viene desde hace años por lo que buscan es privatizar segmentos de la educación pública", apuntó Baradel.

El informe elaborado por un equipo de pedagogos fue avalado con la presencia de la rectora de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, Graciela Morgade, la pedagoga y ex diputada Adriana Puiggrós, y profesores universitarios como Gabriel Brener, Patricia Sadovsky, Delia Lerner, Gustavo Galli, Marina Paulozzo, y una gran cantidad de educadores y dirigentes gremiales de CTERA y UDA. Este informe será el presentado por Yasky en Bruselas, donde está la oficina mundial de la Internacional de la Educación, el 31 de enero del año que viene.

Por: Lucas Bo
FUENTE: El Destape

Widgets Magazine
Widgets Magazine