Un no a Macri, un sí a la ley antidespidos

Política 28/04/2016
Con más de dos tercios de los votos, el peronismo y otros bloques apoyaron suspender las cesantías por 180 días. El Gobierno quedó prácticamente solo ...
Con más de dos tercios de los votos, el peronismo y otros bloques apoyaron suspender las cesantías por 180 días. El Gobierno quedó prácticamente solo en su posición. El Senado le dio anoche media sanción a la declaración de emergencia ocupacional y le inflingió un duro revés al gobierno de Mauricio Macri. Con el impulso del Frente para la Victoria, un sector del Peronismo Federal y otros bloques minoritarios, la Cámara Alta giró la iniciativa a Diputados con 48 votos a favor y apenas 16 en contra. “Con este proyecto estamos reafirmando la Constitución Nacional, que está para ser cumplida y garantizar los derechos de todos los trabajadores”, aseguró Daniel Lovera (PJLa Pampa). “Esta ley busca prohibir los despidos y suspensiones por causas económicas nada más que por 180 días. Es una emergencia acotada”, agregó Mario Pais (FpV), quien condenó las “atrocidades” realizadas con los empleados públicos. Desde Cambiemos minimizaron la crisis en el mercado de trabajo y afirmaron que la iniciativa va a obstaculizar la generación de nuevo empleo. Sin embargo, los impulsores de la medida aclararon que la prohibición de despidos no rige para los puestos de trabajo creados después de diciembre de 2015. Dos días antes de la primera movilización conjunta convocada por las cinco centrales obreras (las tres CGT y las dos CTA), la Cámara alta aprobó con una amplia mayoría el proyecto que establece por seis meses la prohibición de despedir o suspender trabajadores tanto en el ámbito público como en el privado. El proyecto introduce el derecho a la doble indemnización para aquellos empleados que acepten el fin de la relación laboral mientras que los que la rechacen tendrán derecho a ser reincorporados recurriendo a la vía judicial. “Queremos preservar los empleos durante un tiempo limitado, esperando que cambien las condiciones socioeconómicas del país”, explicó Lovera, miembro informante y presidente de la comisión de Trabajo y Previsión Social. El peronista pampeano aseguró que “no es un proyecto en contra de un gobierno ni de un sector social” como denunciaron desde el oficialismo. El chubutense Pais remarcó que la medida apunta a “preservar la paz social” ante las políticas públicas adoptadas por el macrismo a partir del 10 de diciembre. El senador recordó que en su momento la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo avaló la decisión del Congreso de declarar la emergencia laboral luego de la crisis de 2001. Uno de los encargados de fundamentar el rechazo a la iniciativa fue el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, quien la mayor parte del tiempo estuvo a cargo de la sesión, por la ausencia de la vicepresidenta Gabriela Michetti. “Cuando hay desempleo lo que hay que hacer es generar empleo. Lo que queremos es que la mayor cantidad posible de habitantes de la Argentina tengan trabajo. No tenemos diferencias en cuanto a los objetivos pero si tenemos diferentes miradas respecto de los caminos para llegar a esos objetivos”, aseguró y anticipó los argumentos que repitieron cada uno de los senadores del oficialismo: que la ley no contempla a todos los trabajadores, que la situación no es tan crítica y que la caída del empleo en verdad se arrastra de la gestión anterior. Por otro lado, Pinedo aseguró que las medidas económicas adoptadas por Macri generarán una inversión de 12 mil millones de dólares en el área de la alimentación y prometió en el corto plazo “un período de una enorme expansión de la inversión”. En la misma línea, la jefa del bloque del PRO, Laura Rodríguez Machado, afirmó que “las cifras no son suficientes para tamaño instrumento”. “Estamos hablando de que en otros años quienes estaban en el Gobierno también vivieron situaciones de desempleo muy grandes como 2014 cuando se perdieron 400 mil empleos en un año. Cambiemos avala la política de la promoción antes que la prohibición”, completó la senadora. Para cerrar el debate, chaqueño Angel Rozas, jefe del interbloque Cambiemos se quejó porque no se convocó al ministro de Trabajo o al ministro de Hacienda y Finanzas para escuchar la posición del Poder Ejecutivo. “Se buscaron argumentos para dar dictamen y no fuimos escuchados”, se lamentó el oficialista y remató: “No se nos puede exigir ahora soluciones mágicas como que llegó a la Argentina el nuevo mesías”. Los argumentos del oficialismo no lograron convencer al grueso de la oposición. No sólo los 39 senadores del Frente para la Victoria y sus tres aliados votaron a favor de la emergencia sino que también lo hicieron otros espacios opositores que en otros momentos acompañaron a Cambiemos. El grueso del Peronismo Federal, encabezado por Adolfo Rodríguez Saá así como el Movimiento Popular Neuquino, el Movimiento Popular Fueguino y los monobloques Fernando “Pino” Solanas (Proyecto Sur), Jaime Linares (GEN) y Magdalena Odarda (Coalición Cívica) también votaron a favor. “Hay que hacerse cargo. Dicen que van a llover los dólares que ahora viene la panacea de las inversiones pero eso todavía no se ve. Lo que se ve es que hay 1,4 millones de pobres más. Y el desempleo también tiene que ver con esto”, disparó el senador puntano, quien contrastó la voluntad política del Gobierno para pagar la deuda externa con la de combatir la pobreza. Los únicos tres peronistas disidentes que votaron en contra fueron Carlos Reutemann, Roberto Basualdo y Juan Carlos Romero, que se sumaron al PRO y la UCR. “Lo que hay que incentivar es que haya inversión y crecimiento y que así se recuperen esos puestos perdidos, no en el Estado ni en puestos transitorios, sino trabajo genuino como el que rápidamente genera la construcción y la actividad productiva”, señaló Romero. El salteño Rodolfo Urtubey (FpV), alineado con su hermano, el gobernador Juan Manuel Urtubey, pidió incorporar modificaciones para exceptuar a las pequeñas y medianas empresas, pero ante la negativa terminó acompañando la decisión de su bloque. Lo mismo pidieron los fueguinos del MPF Alfredo Luenzo y Miriam Boyadjián. “Las iniciativas de algunos senadores respecto a las Pymes me parecen interesantes, loables, pero no vamos a aceptar modificaciones. Vamos a votar este proyecto y este dictamen en el marco de una decisión política y una solidaridad con las centrales sindicales”, le retrucó el jefe de la bancada Miguel Pichetto. El rionegrino advirtió sobre la “falta de reflejos” políticos de Cambiemos y reclamó la convocatoria al Consejo Económico y Social. Pichetto pidió también “reanalizar” los aumentos en las tarifas, que afectan no sólo a los particulares sino a las Pymes y también a las universidades. Como ejemplo, puso el caso de la Universidad de La Matanza, que pasó de pagar 85 mil pesos de luz por bimestre a pagar 700 mil pesos por mes. La santacruceña Virginia García, de La Cámpora, señaló que “el eje central no es la doble indemnización sino los miles y miles de trabajadores que hoy no tienen trabajo”. “Desde el 6 de abril que recibimos a las centrales obreras nadie presentó ningún proyecto para frenar los despidos en el país”, insistió. La aprobación de este proyecto le permitió al Frente para la Victoria retomar la unidad luego de la votación dividida del acuerdo con los fondos buitre. Además, dejó en evidencia la debilidad de Cambiemos, que solo cuenta con 15 senadores propios. En este caso contó con el apoyo de tres peronistas disidentes pero dos de sus legisladores se ausentaron. Ahora el tema pasó a la Cámara de Diputados, donde el Frente para la Victoria pretende darle tratamiento en las próximas semanas. Fuente: Pagina12.com.ar  
Widgets Magazine

Te puede interesar

Te puede interesar

Widgets Magazine