"Hay que militar la calle unidos y con alegría" Entrevista a Lola Berthet del sitio 'Vamos a Volver'

Política 20 de abril Por
Entrevista del sitio "Vamos a Volver" a Lola Berthet - Por Juan Esteban Kirchner / Fotos: Gabriela Manzo
lola

Está. Va y viene. Lleva las banderas, arenga a sus compañeros y se moviliza. Lucha, resiste y construye. Se siente representada por la Tupac Amaru, exige la libertad de Milagro Sala y la cita a cada momento: “es una guerrera, de ella tenemos que aprender todos nosotros”. Le preocupa el hambre del pueblo y la pérdida de los derechos adquiridos. “Me sorprende la velocidad con que vinieron” comenta al tiempo que se horroriza por los femicidios y el respectivo tratamiento mediático. Atenta a lo recientemente ocurrido en el INCAA y el ENERC, se considera cinéfila como su padre y amante de la historia. A los 17 años comenzó a armar la suya, su propia Historia, leyendo Nunca Más. Enojada con el actual Gobierno pero más segura de su posición política, Lola Berthet afirma que es momento de escucharnos, unirnos y luchar, luchar y luchar… pero siempre, siempre, con alegría y aprendiendo de los docentes porque ellos “nos van a marcar el camino a seguir”.

– Me gusta y me interesa mucho lo social y la historia, eso lo compartimos mucho con mi marido. Él nació el 8 de octubre. Imaginate… yo nací el 4 de octubre, cuando él me dijo el 8 dije: “listo, es este”. Y los dos somos re perucas 😉

– ¿En qué libro de historia pensás para leer en este contexto?
– ¡Perón!: Manual de Conducción Política. Ahora lo estoy releyendo… y el otro día estaba pensando en volver a leer Fahrenheit 451 también. Es un libro para recomendar para este momento. Pero hoy la realidad supera a la propia ciencia ficción. Pero esos autores, como Ray Bradbury, son genios.

– ¿Y de los manuales de historia de la escuela que recordás?
– Del manual de historia de primaria y secundaria no me acuerdo nada. En realidad empecé a armarme mi historia con el libro Nunca Más cuando tenía 17 años. Y desde el teatro también empezás a estudiar una historia que no tenías. Cuando lees una historia de Molière o de Shakespeare también estudias contextos sociales. Vos abrís un libro de teatro, por ejemplo, y lo primero que ves son los personajes, pero después tenés que empezar a investigar el contexto, donde está situado ese personaje ¿Por qué dice esto o aquello? ¿Qué pensamientos políticos había en esa época?
Mi primer obra fue “A Propósito de la Duda” de Daniel Fanego, la primer obra de Teatro por la Identidad. Siento que esa fue mi gran subida al escenario. Me impactó mucho el día del estreno. Allí comprendí muchas cosas y creo que inconscientemente me entró alguna información en el cuerpo de por vida que tiene que ver con la lucha y la alegría. Si luchamos con bronca o con tristeza no sirve…
La tele también marca mucho las épocas políticas de los países. En este momento tenemos una tele bastante vacía, a diferencia de dos años atrás que me ponía muy feliz ver a grandes actores en los unitarios de Bacua o Incaa Tv. Ahí te das cuenta como marca la cultura, por eso también es uno de los primeros campos que se trata de matar.

mg_0479


– O de cambiar…
– No, para mí en este caso no es un cambio proponiendo otra cosa. Es directamente vaciarla, porque no veo que haya propuestas.

– Ahí discuto contigo. Hay cosas, quizás no sean las que nos interesan o nos gusten. Por ejemplo: la Tv Pública tiene programas de preguntas y respuestas.
– Sí, pero ahí es donde te respondo son cosas vacías. Para mí esa es una cultura débil. Es cierto, hay cultura, pero no es la cultura que yo busco. Para mí la plata no es la cultura que hace pensar a la gente para seguir creciendo. ¿Cuánto podemos estar hablando de un programa de preguntas y respuestas? Tampoco estoy diciendo que es condición hacer cosas serias o aburridas, para pensar. El gran ejemplo lo dio Capusotto haciendo un programa para que el otro piense y se quede con un mensaje. Es un programa muy pensado, muy elaborado.
El humor es maravilloso. Para todo: para la cotidianeidad, para superar las tragedias, para reírnos de las cosas que nos pasan. Yo tengo mucho humor negro… te permite una catarsis que de otro modo no se logra. Porque sino es muy denso todo.
Hay una idea también de que ser actor es sólo la tele. Ahora estoy dando clases por ejemplo. Lo importante es la cultura, no la pantalla. La fama dura lo que la fama quiere. Es como un aparatito que te dice hasta acá. El éxito es para toda la vida.

– ¿Y el cine?
– Amo el cine. Mi viejo vendió su coche, un Renault 4 me acuerdo, y se pidió una videocassetera que te la traían en barco. Tardaba meses en llegar… ¡Una Panasonic con todo! Nos duró como 15 años… antes duraban más las cosas. Y veíamos once películas por fin de semana.

– Ah listo…
– Mi viejo me hizo conocer a Herzog con Fitzcarraldo por ejemplo. Mi viejo es un lector maravilloso y un cinéfilo que me contagió eso. Viviría del cine si se pudiese.

– ¿Es cuestión de época el hecho de que un artista tiene que saber manejarse en todos los medios?
– Para mí el artista tiene que conocer y estar disponible, en cuestión de curiosidad y conocimiento, a todo. También la época abrió más posibilidades que, ahora, en este momento y con este Gobierno, están cerradas.

mg_0426


LABORATORIO JUJEÑO, SI PASA PASA…

– Con este Gobierno estoy más enojada pero también más segura de mi lucha. Cada vez hay que luchar más. Estoy enojada pero también lo trabajo, gracias a dios tengo muchas oportunidades de escuchar a Estella o a Taty Almeida que siempre nos dicen: “si están cansados acuérdense de nosotras”. Y ahora, nuestra generación, somos los que tenemos que pelear más que nunca.
La dirección de este Gobierno siempre estuvo clara, pero van a una rapidez que digo: a este tipo le importa tres carajos dejar el Gobierno mañana o en tres años. Y la violencia y los DDHH es lo que más me preocupa. Lo que va de la mano del hambre que también genera más violencia. Me preocupa mucho que el mundo intervenga sobre el caso Milagro Sala y aquí no le dan bola a ninguno de los organismos.

– ¿Cuándo y por qué te acercaste a la Tupac?
– Me acerco a la Tupac en el 2009. Fue gracias a Seba Miguel. Cuando él presenta su libro de la obra de la Tupac me invita y estaba la flaca. Y ella sin vueltas me invita a Jujuy. Cuando voy para allí y veo toda la obra de la Tupac dije… “Pa! ¿Esto es mi país? ¿Esta mujer quién es? Es maravilloso lo que hacen”. Y me acerqué a Milagro y le dije: “Yo quiero laburar acá” empecé a sentir como un lugar de pertenencia. A partir de allí fui jefa de cultura de los talleres en las villas de Capital y en Provincia de Bs. As.
Yo soy de una generación que estuvo vendada políticamente. Con Néstor empezamos a sentir que se podía volver a la política. Y bueno, comencé a hablar con la flaca y ella me decía: “meta, meta”. Y así empezó.

– ¿Cuando estuviste en Alto comedero, cuál fue la primera impresión que te dio?
– Alegría. Alegría. Fui varias veces allí a laburar. Fui también a los rituales de la Pachamama y el Inti Raymi. Eso también me maravilló mucho de esta organización: la importancia que le comenzaron a dar los pueblos originarios, nuestros ancestros. Tuve el orgullo de organizar, en el 2010, la marcha de todos los pueblos originarios a Plaza de Mayo que desde el 55 con Perón no se hacía. No me lo olvido nunca en mi vida.

– ¿Por qué está presa Milagro?
– Por venganza. Sí, por venganza de Morales. Se lo anticiparon en la campaña y no lo creíamos. Decían todo el tiempo: “no queremos más Milagro Sala” y al mes la metieron presa. Por misoginia también… por el desprecio al otro.
¿Cómo el coya me está poniendo una universidad, un centro cultural, un centro de salud, un centro odontológico? ¿Cómo puede ser que un coya copie un modelo de Cuba de una pileta para discapacitados? Les molesta que el pueblo esté en la calle y feliz. Eso le molestó y le molesta a Morales. Y tampoco hay que olvidar que en Jujuy está Blaquier y que la construcción de las casa de la Tupac costaban un 40% menos que la construcción privada. Eso también molestó.
Nunca recibí un solo peso de la Tupac. Ni siquiera me ofrecieron, me dijeron: “no hay nada Lola eh!”. Y tengo la obligación de decirlo cada vez que converso sobre el tema porque han dicho cualquier cosa de la Tupac y de nosotros.
Hace poco hablé por teléfono con Milagro y la escuché con más fuerza que a todos nosotros juntos. Nació guerrera. Así de simple. Y eso lo entendí como ejemplo para todos nosotros.

– ¿La venganza es sólo contra Milagro?
– No, yo creo que Jujuy y el caso Milagro Sala es un laboratorio de experimentación para saber hasta dónde pueden llegar. La represión está, lo que pasa es que parecen casos aislados y chiquitos… todavía. A ver, la represión de los compañeros de Clarín, a los mapuches, a los docentes, a los estudiantes. El país está viviendo situaciones de represión constante. Pero el cuarto poder, que son los medios (porque aquí no sólo ganó Macri, ganó Magnetto también) se están ocupando de que eso quede en situaciones muy aisladas.
Mendoza se está convirtiendo en un Jujuy más. Lo que le hicieron a nuestra compañera Nely es aterrador. También metieron en cana al marido y a las hijas, los golpearon mucho en el traslado, son casi torturas. Están haciendo con el barrio de Mendoza lo que hicieron en Jujuy: lo quieren hacer desaparecer. De ahora en más es “Libertad a Milagro Sala y a las compañeras de Jujuy y Libertad a Nélida y a los compañeros de Mendoza”.

– ¿Por qué hablas de un cuarto poder? ¿Los medios no atraviesan a todos los demás?
– Creo que caí en ese título porque es el más conocido. Pero es cierto, para mí que hoy los medios tienen más poder que el poder político. No solamente aquí, es en el mundo entero. Dudo si es Macri o Magnetto quien quiere a Cristina presa. A veces flasheo con las conversaciones entre ellos dos. ¡Si hacemos un par de escuchas entre ellos serían geniales! A veces pienso que un día Magnetto se va a hinchar las pelotas y le va a meter un patadón a Macri y le va a decir: “¡Te vas! ahora viene Massa que es el que quiere la Embajada de Estados Unidos”.

– ¿El límite es Massa verdad?
– Sí.

mg_0473

DESEO Y REALIDAD

– Mi deseo es que se presente Cristina y que algunos personajes políticos se dejen de joder y que se junten. A veces veo un desfasaje entre lo que hablamos y lo que hacemos. Estoy aprendiendo a hablar menos y hacer más. No estoy para contestar por Whatssap de por qué el país está como está. Vamos a una marcha y vemos.
Está bueno también que la cultura esté con los sindicatos y las organizaciones sociales. Es momento de unir las fuerzas todo el tiempo. El sindicato de actores (Asociación Argentina de Actores) está con la CTA, con la Tupac… Marcha por la liberación de Milagro. Y veces también está bueno esto de dosificar la energía. Parar un poco, formarse, porque no se puede estar marchando todo el tiempo. No sirve que vayamos 20 a Plaza de Mayo. Se nos cagan de risa. Escuchémonos y unámonos.
Sería muy indignante para mí no poder explicarle a mi hijo que no luché, que me quedé quieta. Estoy orgullosa de la historia que le estamos mostrando y como le mostramos a él la vida cotidiana.

– ¿Recuerdas algún otro momento histórico como este, donde gran parte de trabajadores de la cultura han tomado partido explícitamente como ahora?
– Y… en los 70, con Teatro Abierto. Allí le ponen la bomba… que es a donde está El Picadero actualmente. Tito Cosa, Griselda Gambaro. Autores, directores y actores haciendo las obras a escondidas porque venían y te ponían bombas. Y bueno, se tuvieron que ir, pero con Néstor y Cristina algunos volvieron.
Aquel momento fue muy importante para la cultura, como el que vivimos nosotros. Mirá, una vez llevé un proyecto al CCK para dar clases allí y justo se lanzaba el CCK Federal. Y comenzamos a viajar todos los fines de semana por las provincias. El talento, la entrega y el agradecimiento en todo el país fueron maravillosos. Tremendo.
También me acerqué a las bibliotecas populares y no podía creer la cantidad de actividades que se hacían. Empecé a viajar a la costa; grababa de lunes a viernes y los fines de semana me iba a la playa a leerle a los chicos, a transmitirles la lectura. Todo con la CONABIP. Néstor, en el presupuesto nacional, incluye las bibliotecas populares. Sí, Néstor Kirchner. Eso permitió que la CONABIP creciera de forma maravillosa. Eso me motivó a mi y a otros actores a que viajen por las provincias con el biblio móvil y leer.
Viajábamos con magos, cuenta cuentos, cine… Aun no era madre y veías cosas como un abuelo leyéndole el cuento al nieto. Y decías “¡puta, esto vale la pena!”. Si al menos a una persona le queda una pregunta ya estoy contenta.

– ¿Pero hubo un momento en el cuál dijiste “¡apa, este Gobierno me interesa”…?

– Se fue dando inconscientemente, no tengo un momento. Pero sí recuerdo con Néstor que me impresionó mucho el “No al ALCA”, dije: “Ésta latinoamérica me gusta. Ahora sí, ahora sí…”. Recuerdo que estaban Chávez, Evo… Después también recuerdo la bajada del cuadro en la Ex Esma.
Y fue Néstor También quien logró, en cuestión de actores, que tengamos la ley como tiene SADAIC. Lo que ahora es SAGAI. Hacía 73 años que estábamos peleándola. Lamento que a Néstor no pude conocerlo. Pero a Cristina sí…
Cuando se perdieron las elecciones Cristina nos citó a Olivos. Muy pocos actores y sin cámara. Era simplemente para agradecernos. Me pareció un momento histórico en mi vida tener una charla de dos horas con un presidente sin cámara. Fue una clase de historia. Fui, la abracé y me impresionó mucho que sabía el nombre de todos. Cuando me saluda me dice: “¡¡¡Hola Lolita!!! ¿Cómo estás?”, y me salió decirle “Bien, fui mamá… Juan Fidel se llama”. Y nos abrazamos…
Nosotros estábamos tristes, teníamos sensaciones encontradas. Y ella nos calmaba y recuerdo que nos dijo que su mayor preocupación era con el exterior, y que es justamente lo que está pasando.

mg_0564


#NiUnaMenos

– No me gusta la idea de algunas personas que dicen: “no me gusta la política”. Para mí no existe eso. Política significa polis: ciudad. Todos somos políticos, otra cosa es que no creas en el poder político, pero políticos somos todos. Asique #NiUnaMenos es un trabajo que se va desarrollando con el tiempo. Fijate que el caso de Milagro Sala también es una cuestión de género. Y Ojo, ojo con el machismo de las mujeres, es algo que discuto mucho. Esto de “Cristina yegua” empezó con las mujeres. Si estamos protestando para que no nos maten tratémonos bien entre nosotras también.
Pero lo que está pasando es algo espantoso, es el horror puro. #NiUnaMenos es un principio que si no se profundiza queda en una marcha y nada más… más si pensamos en el Gobierno actual que tenemos, porque han crecido los femicidios desde que Macri gobierna.
Estamos teniendo un femicidio cada 18 horas. Y parece ser que todo se está transformando en miedo hacia el otro, lógico también porque hay una gran ausencia del Estado. Pero hay que seguir con la lucha y encontrarle la vuelta a todo esto.
Que una chica sea asesinada y termine a la par de lo que dice una mina por Face (“una k menos”) hay que observarlas… porque eso hace que no terminemos de ver cómo profundizar el grito de justicia que le estamos pidiendo al Estado. Pero todo empieza a tener desenlace cuando Micaela ya está muerta. Y hay que pelear porque no sea así.
En el periodismo argentino muy poca gente está cumpliendo su rol de informar. Estos comentarios que uno lee o escucha. El pedido tiene que ser uno: ¡basta de matar a las mujeres!

LUCHE, LUCHE, LUCHE QUE SE ESCUCHE…

– Vi que subiste unas fotos tuyas en la Escuela Itinerante
– La lucha docente me emociona mucho. Yo me crié en escuela pública, estudié actuación en el EMAD (Escuela Municipal de Arte Dramático). Mi marido se está por recibir de una universidad pública de docente. Mi hijo va a escuela pública. Si hay un país con escuela pública y gratuita hay un país pensante. La escuela pública tiene que estar siempre presente, no importan los gobiernos. Con el sindicato de actores estamos allí, presentes, acompañando a [email protected] compañeros y maestros. 

La represión a los docentes marcó un antes y un después, dije “ok, ahora sí el Gobierno se presentó como se tenía que presentar”. Con los docentes fue bien claro el Gobierno: no hubo ni siquiera corte de calle y desde arriba dicen “no los quiero ahí”. Estoy sintiendo y viendo acciones que me trasladan a la dictadura. Sino veamos el aspecto económico. Lo primero que hizo la dictadura fue transformar la economía para generar pobreza y la solución, si te quejas, es reprimir.

La lucha de los docentes nos va a marcar el camino a seguir. Porque si a ellos los tocan hay que estar presentes. La lucha docente es el futuro, siempre… y le están poniendo unos huevos admirables. La Escuela Itinerante que se montó tiene que ver con la alegría. Los colores y las actividades me hace acordar mucho a Jauretche, a Néstor, a Lula… a Cristina. Hay que luchar siempre con alegría dentro de toda esta mierda que está pasando.

Lo ocurrido con el INCAA es muy grave también, en la asamblea del jueves pasado en el Goumont se pidió la renuncia de Avelluto. Cascetta es un tipo muy respetado por todos, lo que hicieron en Animales Sueltos, Fantino y Feinman, fue una operación mediática. La lucha también es contra los medios de comunicación. El INCAA es un ente autárquico, pero la sensación es que quieren que desaparezca, y una de las formas es privatizándolo. Y la operación mediática también incluyó a Pablo Rovito (director del ENERC), elegido en su momento también por asamblea.

Estos tipos van a una velocidad impresionante. Y con la represión a los docentes y estudiantes también mostraron las herramientas con las que van. Por eso hay que estar preparados, luchar juntos, no individualmente. Todos unidos: los sindicatos, los obreros, los laburantes…

Hay que ser fuertes y luchar como nos enseñaron nuestros maestros: con alegría y unidos. Porque lo que quiere este Gobierno es que nos gane la ira y nos violentemos. Eso es lo que no hay que hacer. Hay que luchar con consciencia, buscando la justicia, apostar a las asambleas, marchando, llenando las calles y no pelotudeando en internet, sino dando información verídica y que sirvan para que la gente salga a la calle.

Es un momento donde hay que accionar todo el tiempo. Me parece que algunos estábamos muy tranquilos y muy cómodos. Y esa es una autocrítica que también hago conmigo. ¿Cómo Vamos a Volver? Militando en la calles. Y vamos a volver para que el pueblo no tenga hambre y para recuperar todos los derechos que este Gobierno nos ha quitado.

NO TE CALLES

👇 ¡Difundí esta nota! 👇

Te puede interesar