A un año del Ni Una Menos, el macrismo vació programas de atención a víctimas

Política 02/06/2016
Con la asunción de Mauricio Macri bajó el nivel de participación de femenina al frente de dependencias estatales. El presupuesto del Consejo Nacional ...

Con la asunción de Mauricio Macri bajó el nivel de participación de femenina al frente de dependencias estatales. El presupuesto del Consejo Nacional de Mujeres representa sólo 0,0055% de la partida nacional. A tres días del primer aniversario de la masiva movilización en todo el país para pedir un freno a la violencia machista, el reclamo y los datos sobre la cantidad de mujeres asesinadas se fundió en un grito masivo y, por ello, Mauricio Macri, antes de ser presidente, firmó un compromiso contra la violencia de género. Hoy, a un año de aquel día, la realidad se encuentra muy alejada del papel firmado. En 2015, el actual Presidente se comprometió a "presentar, implementar con todos los recursos necesarios, y monitorear el Plan Nacional de Acción para la Prevención, la Asistencia y la Erradicación de la violencia contra las mujeres" como así también "garantizar el acceso real de las víctimas a la Justicia mediante fiscalías y comisarías con personal capacitado". Además, prometió "garantizar el funcionamiento de la Unidad de Registro, Sistematización y Seguimiento de Femicidios a nivel federal" y la Educación Sexual Integral en todos los niveles. También aseguró que, si llegaba a gobernar, se protegería a las víctimas de esta violencia. La realidad es que desde junio a noviembre del 2015 se recibieron por mes un promedio 4322 llamados realizados por primera vez, de mujeres en situación de violencia. En el mes de abril de este año se recibieron, un promedio de 1945 llamadas realizadas por primera vez, esto muestra alrededor de un 50% menos de llamadas, relacionado con la ausencia absoluta de pauta publicitaria para difundir la Linea. Sin embargo, con él a la cabeza del gobierno, la situación es muy distinta. Varios programas referidos al tema se cerraron mientras otros se vaciaron y bajó el nivel de participación, dentro del Estado, de las mujeres. Macri quiso enviar una señal al nombrar a Fabiana Túñez, histórica defensora de los derechos de la mujer, en el Consejo Nacional de las Mujeres pero dejó de lado otras cuestiones importantes con las cuales queda claro su política al respecto. .El presupuesto que recibe el Consejo, es decir el órgano responsable de implementar la protección contra la violencia de género, es tan sólo del 0,0055% del total del presupuesto nacional Es de 87.629.846 pesos y equivale, si se compara los datos con el Censo de 2010, a 4,25 pesos por mujer. Además, el Presidente modificó el Decreto N° 357/2002 que reglamentaba la ley 25.673 de creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable. Mediante el decreto 114/2016 dejó de darle prioridad al programa, que era de alcance nacional. Además, en enero se despidieron 20 trabajadoras, es decir: un tercio de la planta del programa. Tras la polémica que generó el tema, Patricio Ancarolla, el vocero del ministro de Salud, Jorge Lemus, aclaró que el programa "no fue dado de baja sino que cambió de área y depende ahora de la Dirección Nacional de Atención Comunitaria". Sin embargo, los activistas no están contentos con la respuesta. En diálogo con Télam Marisa Herrera, investigadora del Conicet, aseguró que "depender de otra área ministerial más general afectará al programa, que se caracterizaba por tener una autonomía funcional". Manuela Casteñeira, dirigente del nuevo MAS, compartió con este medio un informe sobre los programas que el macrismo cerró y cuenta que el patrocinio gratuito para víctimas de violencia machista, que impulsó Abal Medina y fue sancionado a fines de 2015, en la actualidad no tiene presupuesto. "Marchamos a Plaza de Mayo el viernes porque vamos a repudiar la política del gobierno nacional contra las mujeres. El ajuste brutal contra los trabajadores incluyó el cierre de los pocos programas de ayuda a las víctimas de violencia y el despido de trabajadoras que se desempeñaban en ellos, mientras los femicidios se siguen sucediendo sin parar", aseguró a El Destape. En distintos puntos de todo el país la problemática sigue vigente. En Neuquén se cerró el 0800-mujer. El intendente Horacio Quiroga despidió a seis de las trabajadores del programa y sólo una quedó en funciones. Por dicho motivo, el mismo cerró. Las ex trabajadoras sacaron una nota en Página 12 en donde contaron la situación: "Nuestros despidos son parte de los miles que están sucediendo a lo largo y ancho del país, así como el cierre y vaciamiento de programas y dispositivos de atención a mujeres víctimas de violencia". En La Plata, por su parte, el intendente de Cambiemos Julio Garro cerró el "Centro Integral para las mujeres víctimas de violencia de género", que se brindaba a través de la ONG "Las Mirabal", al despedir a 18 trabajadoras. Córdoba tampoco se queda atrás: se despidió a trabajadoras de la Secretaría de Violencia y Trata pero ellas lograron la reincorporación. ¿El problema? Hoy sufren un vaciamiento presupuestario. De hecho, hay 900 botones antipánico en la Provincia y sólo dos personas lo monitorean. En Tucumán, los despidos pusieron fin al programa "Sí, somos plomeras" que capacitaba en plomería a más de 9700 mujeres, víctimas de violencia de género. ¿El argumento? "Razones presupuestarias y reorganizativas". El Destape se comunicó con "GPS del Estado", un sitio perteneciente a la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), que agrupa la información de los distintos organismos del Sector Público Nacional y analiza cómo se organiza el sector, sus estructuras y funciones, los recursos humanos y financieros de cada organismo, sus autoridades, marcos normativos, planes de acción y resultado. Según GPS, desde el macrismo, se masculinizó la cúpula estatal. El organismo hizo una comparación entre 2011 (principios del mandato de CFK) y fines de 2015 (mandato de Mauricio Macri) y mostró que la participación de mujeres en cargos de ministros es baja, del 14% (sólo Stanley, Malcorra y Bullrich) mientras que en el kirchnerismo era del 19%. Además, si bien el sexo femenino representa cerca del 50% de la fuerza de trabajo de la Administración Pública Nacional (sin incluir FFAA y FFPPySS), en cuanto a Conducción Política del Poder Ejecutivo -ministros, secretarios y subsecretarios-, las mujeres representan sólo el 22%. Fuente: Eldestapeweb.com

Te puede interesar