El Presidente del Banco Nación, Melconian, demandó a la Argentina como un Buitre más

Política 23 de junio de 2016 Por
Vergonzoso: el actual presidente del Banco Nación, Carlos Melconian fue uno de los Buitres que litigaron contra la República Argentina. Al mismo tiemp...
Vergonzoso: el actual presidente del Banco Nación, Carlos Melconian fue uno de los Buitres que litigaron contra la República Argentina. Al mismo tiempo fue uno de los encargados por Macri para “negociar” con el Fondo Buitre de Paul Singer. Este impresentable es el que se ufana de tener gran parte de sus fondos en el exterior “como todos los argentinos”. Melconian también fue una pieza clave en la estatización de la deuda privada de los principales grupos económicos del país pergeñada por Domingo Cavallo en 1982 (entre ellos el Grupo Macri que se vio beneficiado por la estatización de U$S 215 millones). Como jefe del Departamento de Deuda Externa del Banco Central, Melconian archivó en 1984 las investigaciones sobre fraudes cometidos por multinacionales y grupos económicos. Previamente se habían detectado y denunciado autopréstamos, créditos ficticios y otras maniobras fraudulentas por 6000 millones de dólares. Sin embargo, el equipo de Melconián las registró como legítimas y así fueron cargadas a la deuda pública que terminamos pagando todos los argentinos. El presidente del Banco Nación, Carlos Melconian, fue uno de los bonistas que inició las demandas contra la Argentina ante el juez neoyorkino Thomas P. Griesa junto a los fondos buitre, pero nunca lo reveló. Cuando ganó las elecciones, Macri le encargó “negociar” el acuerdo con los holdouts y la paz con Griesa. Juez y parte. El millonario patrimonio de Carlos Alberto Melconian estuvo en boca de todos en estos últimos días, al menos hasta que el episodio Breaking Bad de José López atravesó la costilla de la agenda noticiosa. El actual presidente del Banco Nación se sentó a la mesa de Mirtha Legrand y confesó algo distraído que tenía dinero en el exterior “como todos los argentinos”. Luego se conoció que de los 77,6 millones de pesos declarados, casi el 85% está afuera del país. Lo que nunca reveló Melconian, y era un dato desconocido hasta ahora, es que fue uno de los bonistas que demandó a la Argentina ante el juez Thomas Poole Griesa en Nueva York luego del default junto a los fondos buitre. Su participación en la causa de Griesa se comprueba a través de un documento al que tuvo acceso Nuestras Voces y que se publica en este artículo. De acuerdo a ese expediente, Melconian demandó al país como titular de 772.268 dólares en bonos: 647.268 dólares en títulos serie US040114GF14 emitidos en junio de 2001 y con vencimiento en 2008, y 125.000 dólares en títulos serie US040114AR16 emitidos en 1997 y con vencimiento en 2017. El Presidente del Banco Nación fue uno de los demandantes dentro de la causa 10.656, en acción conjunta con otros bonistas locales, del juzgado federal del Distrito Sur de Nueva York a partir del 6 de febrero de 2009. Melconian fue el hombre elegido por Macri para “negociar” con los fondos buitre y, además, con el juzgado de Griesa. Pocas personas en el país estaban tan consustanciados con los intereses de la contraparte como él. En octubre de 2015, opacado por las elecciones nacionales, pasó casi desapercibido que Melconian viajó a Estados Unidos en una misión encomendada por Mauricio Macri: reunirse en persona con Paul Singer, cabeza visible de la embestida de los fondos buitre, de acuerdo a lo trascendido en ese entonces. La información de un encuentro de Melconian con el equipo de Singer, específicamente con Jay Newman, director ejecutivo de Elliot Management, había sido adelantada por Marcelo Bonelli en su columna del matutino Clarín. El macrismo sostuvo durante la campaña del año pasado que iba a negociar duramente con los buitres y que no iba a acceder a pagar cualquier sentencia del juzgado de Griesa. Pero Melconian, pocos días antes de las elecciones, reconoció en Radio Mitre lo que finalmente pasaría: “hay que sentarse en el tribunal de Griesa y lo que él termine diciendo, hay que hacerlo”. Tuvo que salir el propio Mauricio Macri a desmentirlo, por el peso electoral que las palabras de su economista podían tener. Desde luego, el reto a Melconian y la desmentida eran parte de la campaña. El hecho es que en aquel encuentro, según trascendió, el millonario norteamericano se habría comprometido a traccionar dólares a la Argentina en caso de que Cambiemos se hiciera del gobierno y le garantizara un acuerdo sobre sus bonos del default que resultara sabroso a sus clientes y a él mismo. Bueno, la primera parte del pacto ya se cumplió… A la luz de esta nueva información se entienden otras declaraciones previas de Melconian: “Yo me opongo a que se los llame buitres”, decía en 2013 en una entrevista radial que luego se ocupó de desmentir, aunque el audio siguió girando por internet. Él prefería calificarlos como “amigos de buena voluntad”: “Los holdouts son tipos de buena voluntad. Compraron títulos para ahorrar. No hay ninguno en la oposición que tenga pelotas para explicarlo así. Es que si un amigo te debe guita y no te paga, es un garca”, decía a Radio América en agosto de 2013. Una vez en el Gobierno, la gestión de Cambiemos alcanzó un acuerdo con los fondos buitres al cierre de febrero, que se concretó con un pago a través de una nueva emisión de bonos de deuda por unos 16.500 millones de dólares, a mediados de abril. No hubo quita alguna, e incluso se pagaron bonos que no estaban en juicio. El caso más resonante, por su volumen y por su nivel de ganancias, fue el del fondo NML Capital de Paul Singer que pagó en su momento 177 millones de dólares por todos sus bonos argentinos defaulteados y gracias al acuerdo firmado por el macrismo recibió 2.426,6 millones. A lo que debe agregarse el costo de los honorarios de sus asesores legales, que también fueron asumidos por el país. Melconian está por estos días en la tierra de sus ancestros, Armenia, por lo que no pudo contestar preguntas. Un vocero del funcionario confirmó que el funcionario litigó contra Argentina junto a Paul Singer ante Griesa, pero aseguró que desistió cuando se presentó el canje de 2010, al que habría entrado. Sin embargo, en su Declaración Jurada no figura ningún ingreso de capital de esa fecha que pueda certificar que accedió al canje. En cambio, siempre se mostró sorprendido de “la cantidad de gente que vino al canje con semejante quita”, según sus palabras. Y su primera decisión fue no ingresar a la oferta que Néstor Kirchner articuló con Roberto Lavagna en 2005, cuando ya era titular de los bonos. Melconian fue representado en su demanda por el abogado Marc S. Dreier. Este letrado estadounidense se ocupó en los primeros años post default de venir a la Argentina y recolectar bonistas individuales, que no estaban aún dentro de un grupo de inversión, para llevar adelante su reclamo judicial ante Griesa. La serie identificada con el número US040114GF14, de la que Melconian poseía 647.268 dólares en bonos, entró dentro la cancelación que el Ministerio de Economía argentino ordenó en abril pasado, bajo la órbita del fondo de inversión Owl Creek Asset Management LP (uno de los litigantes). El fondo buitre Owl saltó a las portadas de los económicos argentinos a fines de 2014. Sus ejecutivos habían lanzado una movida para acelerar el pago de bonos Par en enero del año siguiente, es decir después de la caída de la cláusula RUFO. La iniciativa quedó finalmente truncada, en parte porque no recibió apoyo de otros buitres, pero este fondo de todas maneras logró entrar en la negociación de Cambiemos y sus bonistas salieron incluso más beneficiados que con la operación trunca de 2014. Todavía unas decenas de millones debajo de Mauricio Macri, Carlos Alberto Melconian integra de todas formas el top 5 de funcionarios de Cambiemos con mayor patrimonio, junto a Juan José Aranguren, Horacio Reyser, Alfonso Prat Gay y Mario Eugenio Quintana. El hoy presidente del Banco Nación declaró un patrimonio al cierre de 2015 de 77,6 millones de pesos, de los cuales unos 65,8 millones están en el exterior. Su cartera de inversiones lo pinta con bastante justicia: prefiere la renta financiera por sobre cualquier actividad en la economía real y, de ser posible, con sede en Estados Unidos. Su fortuna se reparte en bonos, títulos públicos y acciones privadas de grandes empresas con cotización en Nueva York: Petrobrás, YPF, Banco Macro, Cresud (de Elsztain), BBVA Banco Francés, Tenaris, Basf, Sanofi, Apple, Google y Starbucks, entre otras. Además tiene, como es la norma en los grandes capitales argentinos, cuentas y propiedades en Uruguay. De todo su patrimonio, más allá de las finanzas, en tierra cuenta dos departamentos (uno de 468 metros cuadrados), un Mercedes, un Audi A4 y un Jeep Wrangler. En la declaración de Melconian informa que en diciembre de 2015 adquirió bonos argentinos con legislación norteamericana, con vencimiento 2017. Invirtió en total 1.357.705,24 pesos. Es un dato bastante sugestivo, ya estaba en el gobierno y fue antes del pago a los bonistas que él mismo negociaba. Fuente: Kontrainfo.com
No te calles ¡Difundí esta noticia!

Te puede interesar

Te puede interesar