UniCABA: Ni se innova ni se valora la tradición en la formación docente

Política 13 de enero Por
Nota de opinión sobre el artículo de la Ministra de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires publicado en Infobae, en donde sale al cruce de las críticas que se están llevando a cabo sobre la creación de la UniCABA por docentes, académicos y sindicatos.
acuña

Por: Omar Murúa*

El día 9 de enero, la Ministra de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires salió al cruce de las críticas que se están llevando a cabo sobre la creación de la UniCABA por docentes, académicos y sindicatos en un artículo de opinión en el portal InfoBAE.com.

Si bien en el título del artículo –“UniCABA: innovación y tradición en formación docente”- se da a entender que el plan que tienen para la formación docente sería “generar respuestas actuales a los retos de su desarrollo profesional, a la jerarquización del rol docente y la generación de una propuesta atractiva para los estudiantes, fomentando el ingreso a estas carreras”. La realidad es que en ningún momento ni ella ni ningún miembro del ministerio, explica cuáles son los componentes de este plan. En el artículo, como en cada una de las entrevistas dadas a los medios hegemónicos, sólo se menciona la creación de la UniCABA y los beneficios que ello traería. Lo cual, queda patente en frases grandilocuentes como ser “La sistematización promoverá la calidad de la formación esperada”.

En este punto, desde el CESGE (El consejo que nuclea a los Rectores de los 29 Institutos de Formación Docente de la CABA) hasta los sindicatos porteños han pedido que se dé a conocer quiénes son los pedagogos que se encuentran y sustentan teóricamente el proyecto. De hecho, incontables académicos y Universidades Nacionales se han manifestado en contra de esta reforma. Pero eso no termina ahí, pues también han salido al cruce de la creación de la UniCABA desde ámbitos de la educación de gestión privada, en la que se incluye al mismísimo Arzobispo de la Ciudad, el Cardenal Mario Poli, quien le entregó al Jefe de Gobierno una carta manifestando el rechazo y pidiendo que inicie un proceso de diálogo con todos los actores involucrados. Pedido que se encuentra alineado con el requerimiento del CESGE del retiro del proyecto de Ley para el inicio de mesas de trabajo y verdadero diálogo.

Parece que la Ministra, quien tiene el mismo signo político que el gobierno nacional, debiera considerar que mucho de lo que dice que busca lograr, ya se encontraba en marcha en el Instituto Nacional de Formación Docente (INFD). Dicha entidad funciona desde el 2007, creado por la Ley de Educación Nacional (N° 26.206/06) y que se encuentra en pleno desmantelamiento. Así podemos ver en el propio sitio web que la creación del INFD “significó el inicio de un proceso de dinamización, desarrollo y jerarquización de la formación docente en la Argentina. El Instituto Nacional de Formación Docente es un área del Ministerio de Educación de la Nación que tiene la función de coordinar y dirigir las políticas de formación docente de Argentina. El instituto articula las 24 jurisdicciones, trabajando de manera colectiva en pos de la mejora de la formación docente de todo el país” (http://portales.educacion.gov.ar/infd/ ). No parece menor señalar que la semana pasada el Ministro de Educación de la Nación decidió la reducción del personal en el Programa “Nuestra Escuela” (http://nuestraescuela.educacion.gov.ar/ ) a tan sólo 300, viniendo de un total de 2600. Y que, si la Ministra busca lo que dice buscar, debiera solicitarle como miembro del Consejo Federal de Educación al Ministro de Educación de la Nación que revea dicha decisión.

En todo lo que ha mencionado, Soledad Acuña, desde la presentación del proyecto de ley, no encontramos cómo se capitaliza todo lo que se viene realizando tanto en cada uno de los 29 Institutos de Formación como lo realizado en el Instituto Nacional de Formación Docente.

* Omar Murúa es Pedagogo y Tecnólogo Educativo.

NO TE CALLES

👇 ¡Difundí esta nota! 👇

Te puede interesar