La vicepresidenta del Consejo escolar, Adriana Perdriel del PRO, pronunció ese increíble textual en medio de la sesión del Consejo Escolar del miércoles 30 de marzo en Bahía Blanca, refiriéndose a la denuncia por el mal estado de la leche que reparten desde el Municipio administrado por Héctor Gay, también del PRO. Semanas atrás, la titular del Consejo Escolar, Susana Rodríguez del Frente Renovador, admitió que la decisión del ministerio provincial de Desarrollo Social significó un recorte del 35 por ciento en el cupo de comedores escolares en escuelas públicas de la ciudad bonaerense. “Lo de Perdriel es una frase lamentable que marca el perfil ideológico de quien la dice. Causó un revuelo bastante importante dentro de la sesión. Para que no quede como un dicho o un dime y direte dejé establecido que quería que quedara en actas textual lo que había dicho la consejera”, puntualizó el consejero Raúl López sobre el contexto en el que se produjo la terrible declaración. Perdriel es una dirigente que desde hace años viene reportando políticamente al intendente Héctor Gay, desde que el actual jefe comunal, que milita en el macrismo, era un dirigente cercano a Francisco De Narváez en el partido Unión Celeste y Blanco. Fueron recortadas 3.439 raciones de Desayuno y Merienda Completa (DMC), también llamada copa de leche, dejando a con 500 chicos sin almuerzos. La pobre respuesta del municipio fue repartir 1500 paquetes de leche marca "Lechelista" a los distintos establecimientos: para colmo, el producto no cumple con las mínimas condiciones de calidad, no tiene valor nutricional y ya provocó problemas de salud a varios niños de esa localidad. “La leche tiene sabor a remedio, es intomable para los chicos, y además tiene un gusto rancio que marca que evidentemente debe estar en mal estado”, señalaron varias auxiliares que dieron de tomar a los chicos Desde el Jardín N° 953 de Ing. White denunciaron que "la leche tiene un aspecto intomable y a los 5 minutos de hervirla se forma un engrudo de grasitud". El producto presuntamente contaminado pertenece Lácteos Franz cuya empresa elaboradora es la santafesina Mafralac Alimenticia SRL, una firma con polémicos antecedentes en su provincia natal y con cheques rechazados por el Banco Central por altas sumas de dinero, según informa el diario Hoy de La Plata. Fuente: DiarioRegistrado.com