La imperdible carta de Gabriela Cerruti a Stolbizer: "Margarita, ¿quién te creés que sos?"

Política 05 de septiembre de 2016 Por
La legisladora de Nuevo Encuentro le dedicó memorables palabras a Margarita Stolbizer en una crítica que queda para la historia. La carta completa: Ju...
La legisladora de Nuevo Encuentro le dedicó memorables palabras a Margarita Stolbizer en una crítica que queda para la historia. La carta completa: Juguemos con los nombres, dale. Vos le ponés a tu libro Yo Acuso, como si pudiera existir alguna línea trazable en el universo entre tu escritura y la monumental obra de Emile Zola, J’Accuse, que se convirtió en un antes y un después en la historia humana sobre la justicia y el antisemitismo. Yo le pondría La insoportable levedad del ser. Vos decís que tu libro es el Nunca Más. Así, sin que se te caiga la cara de vergüenza, ponés una recopilación de denuncias mediáticas a la altura de la investigación de los hombres y mujeres más nobles y dignos de este país sobre la tragedia más inmensa de la que tengamos memoria. Yo lo llamaría La hoguera de las vanidades. Verte pasear por los canales de televisión es una clase en vivo de cómo en determinados momentos históricos, personas ordinarias, que podrían haber sido inofensivas o hasta buenas personas, cegadas por la obediencia a los poderosos, la búsqueda de fama o los halagos, se convierten en engranajes necesarios de maquinarias destructivas. El rating y la fama instantánea (superficial, esporádica, pero instantánea) son tan engatusadores como el dinero y el poder. Vos creés realmente que sos Emile Zola y que escribiste el Nunca Más. Lo sé, no fingís. Lo creés porque ésa es la imagen que te devuelve la pantalla del televisor, porque eso es lo que te dice la sonrisa de los periodistas aduladores que te entrevistan y hasta seguramente la gente que te saluda por la calle después de haberse intoxicado con esas imágenes en el televisor. Contestás entrevistas, te maquillan en camarines, te besan los microfonistas como viejos conocidos, te recibe el presidente en la quinta de Olivos y van los dirigentes a la presentación de tu libro. Llegaste, sos parte. No importa que el Presidente que te recibe sea un líder moderno de esa derecha fascista a la que acusó Zola y que se haya enriquecido como partícipe y cómplice del genocidio retratado en el Nunca Más. En la moderna sociedad de los medios, no importa el contenido, solo las formas. En la histórica senda de las debilidades humanas, tampoco: es tan halagador ser recibido por un Presidente que no importa quién es ese presidente. Es esa materia que une la debilidad humana con los mecanismos perversos de los medios, la búsqueda de reconocimiento personal con las mieles de la fama, la que convierte a personas con buenas intenciones en instrumentos perfectos para ser usados y descartados. No es La metamorfosis. No es me desperté un día y me había convertido en un monstruo. Es paso a paso. Sonrisa a sonrisa. Favor a favor, mimo a mimo. Entrevista a entrevista. Y un día, vos, que fuiste capaz de enfrentarte a tu líder y jefe Raúl Alfonsín porque no le perdonaste la Obediencia Debida y el Punto Final, sonreíste abrazada al socio y cómplice de los genocidas. Y vos, que denunciaste a los empresarios que se quedaron con el Estado a través de la Obra Pública primero, y las privatizaciones después, fuiste primera dama en su Corte. Vos, Margarita, que presentaste conmigo El Pibe porque pensás de Mauricio Macri lo mismo que pienso yo, sos ahora su instrumento para blanquearse y mostrarse como una derecha sensible. El camino de ida es paso a paso. Pero el de regreso, no. Un día no les servís más, y entonces te despertás, y no hay más boas, ni plumas, ni cámaras de televisión. Y estás vos sola. Y el problema, entonces, es que ya no te acordás quién eras. Buena suerte para ese día, Margarita.
No te calles ¡Difundí esta noticia!

Te puede interesar

Te puede interesar