La justicia condenó a los prefectos de Bullrich por haber torturado a jóvenes de La Poderosa

Política 21 de septiembre de 2018 Por
Este viernes el Tribunal Oral Criminal Nº 9 falló en contra de los prefectos Leandro Antúnez, Orlando Benítez, Osvaldo Ertel, Eduardo Sandoval, Yamil Marsilli y Ramón F. Falcón, acusados de torturar a Iván Navarro y Ezequiel Villanueva Moy, dos jóvenes de la organización La Poderosa que viven en la Villa 21-24.
Plantilla DK Nueva (24)
Plantilla DK Nueva (24)

La audiencia de este viernes comenzó a las 10.30 en el Salón de Derechos Humanos, en la planta baja del Palacio de Justicia, en Talcahuano 550. En las inmediaciones de tribunales, miembros de la agrupación conocida por editar la revista La Garganta Poderosa, acompañados por organizaciones de derechos humanos esperaban el veredicto contra los miembros de la fuerza de seguridad.

Condenas

Leandro Antúnez 10 años y 6 meses, Orlando Benítez 10 años y 6 meses, Osvaldo Ertel 10 años y 6 meses, Eduardo Sandoval 8 años y 11 meses, Yamil Marsilli 8 años y 8 meses y Ramón F. Falcón 8 años y 11 meses.

La responsabilidad política de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich solo fue fuertemente cuestionada por un sector de la sociedad, sin embargo, la justicia hizo caso omiso a las denuncias contra la ministra.

El caso

El sábado 24 de septiembre de 2016 Iván y Ezequiel fueron requisados sin razón en la Villa 21 por efectivos de la Policía Federal. Ezequiel había ido a visitar a su abuela y de regreso se encontró con su amigo y lo saludó, ese fue el motivo por el cual ambos jóvenes fueron detenidos.

“Yo me acerqué para darle un abrazo a Eze y un oficial, así, de la nada, directamente vino y me pegó una trompada”, contó Ezequiel a La Garganta. Sin motivos para detenerlos, los jóvenes fueron liberados pero a las pocas cuadras un móvil de Prefectura volvió a amedrentarlos.

“Nos tiraron adentro de un coche y nos llevaron hasta la garita de Osvaldo Cruz e Iguazú para cagarnos a palos”, continuó relatando la víctima. Más tarde, los subieron a otro auto con las cabezas tapadas y los llevaron a un descampado lindero al Riachuelo, sobre el Camino de Sirga donde había unos 10 prefectos, de los cuales uno de les dijo: “Los vamos a matar, total nadie los va a reclamar”.

Tras las trompadas y palazos, los jóvenes fueron obligados a tirarse al piso y hacer flexiones de brazos, cuando uno le saltó sobre la espalda a Ezequiel y otro le preguntó a Iván “dónde quería el tiro”. “Alterados, como sacados, nos esposaron a un caño y dispararon varios tiros al aire, mientras nos quitaban las camperas que supuestamente habíamos robado. Después nos robaron las cadenitas y las zapatillas”, contó Iván. Simulacro de ejecución mediante, los obligaron a correr y alejarse del lugar.

Al otro día, las víctimas hicieron la denuncia en la fiscalía de Pompeya dónde se encontraron con uno de los torturadores. El prefecto Leandro Adolfo Antúnez estaba en el lugar, tras identificarlo, lo denunciaron ante el fiscal Marcelo Munilla Lacasa, quien ordenó la detención y remoción de los agentes que estaban en el móvil esa noche.

Fuente: Notas Periodismo Popular

NO TE CALLES

👇 ¡Difundí esta nota! 👇

Te puede interesar