A cinco años del incendio intencional de Iron Mountain. Informe de Ari Lijalad

Un 5 de febrero de 2014 comenzó el incendio alrededor de las ocho de la mañana, en el depósito de documentación de la empresa Iron Mountain, ubicado en Azara 1245, en el barrio porteño de Barracas.

Varias dotaciones de bomberos de la Policía Federal y los voluntarios de los cuarteles de Vuelta de Rocha y La Boca respondieron al llamado urgente para extinguir las llamas. En el ese amplio galpón algunas de las empresas más importantes del país guardaban documentación. Entre estas, DirecTV Argentina, Cargill S.A.C.I., Prudential Seguros SA, Telefé, Galicia Seguros SA, el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires y la familia Macri.

El informe del periodista Ari Lijalad y el testimonio de Liliana Barícola, hermana de uno de los bomberos fallecidos, Pedro Barícola:

La Cámara de Casación Penal tiene que pronunciarse este año sobre un recurso para que la causa no se derrumbe de manera definitiva, sin responsables, como ocurrió con el depósito de Barracas el 5 de febrero de 2014. La apelación va contra un fallo de la sala VI de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional que privó a los parientes de los bomberos y personal de Defensa Civil fallecidos de avanzar en las querellas contra los funcionarios del gobierno porteño y de la empresa multinacional estadounidense.

El hecho le costó la vida a 10 bomberos. Esta mañana, en la esquina de Jovellanos y Quinquela Martín, donde se derrumbó la pared, familiares, amigos y bomberos de varios cuarteles hicieron sonar las sirenas de las autobombas para recordar a los “héroes de Barracas” y rendirles homenaje.

Estas fueron las víctimas del incendio, los héroes de Barracas:

-Comisario Inspector Leonardo Day: ​tenía 55 años y 34 de servicio como bombero de la Policía Federal. Había participado en los rescates de la tragedia de Lapa y Once.

-Subinspectora Anahí Garnica: fue la primera mujer bombero de la Federal. Tenía 29 años.
Cabo primero Eduardo Conesa: tenía 47 años y dos hijos. Además de bombero de la Federal, era voluntario en un cuartel de Lanús.

-Cabo primero Carlos Veliz: tenía 33 años y una década de trabajo en la Policía. Era padre de una nena.

-Cabo Maximiliano Martínez: murió a los 32 años. Había empezado como bombero de la Policía Federal en 2007. También era voluntario en Florencio Varela.

-Agente Juan Matías Monticelli: tenía 26 años y había entrado a la Policía en 2011. Un día poco antes de terminar la carrera le dijo su papá: “No quiero sacar un arma y detener a la gente. Quiero servir de otra manera”. Su papá le respondió que entonces fuera bombero. A cinco años de su muerte, Ronaldo, el papá, todavía se recrimina por esa recomendación.

-Sebastián Campos: bombero voluntario, murió a los 35 años. Era mecánico y reparaba los vehículos del cuartel Vuelta de Rocha, en La Boca.

-Facundo Ambrosi: tenía 25 años y era voluntario en el cuartel Vuelta de Rocha. Murió días después de la tragedia.

-Pedro Barícola: dos años antes del siniestro había empezado a trabajar en Defensa Civil. Estaba casado y tenía una nena, por entonces de cuatro.

-José Luis Méndez: además de ser rescatista de Defensa Civil, era bombero voluntario en un cuartel de Villa Domínico.

Fuente: FiloNews