Insostenible: La inflación anual ya alcanzó el %43,9. Noviembre cierra con %3,2

Por la recesión de la actividad económica y un dólar más estable, la inflación de noviembre se desaceleró al 3,2% (desde el 5,4% previo) y acumuló en lo que va del año un alza del 43,9%, según informó esta tarde el INDEC.

En comparación con noviembre del año pasado, el Indice de Precios al Consumidor (IPC) trepó al 48,5%.

El dato de noviembre resultó superior al pronosticado por consultoras privadas, que habían estimado un alza de entre 2,5% y 2,9%.

“Pese a superar el 3%, la inflación se desaceleró significativamente en comparación con el bimestre septiembre-octubre, cuando promedió 6% mensual. Esta dinámica respondió a la reciente estabilización del dólar y la dilución del efecto del salto cambiario de fines de agosto, junto con un menor incremento de precios regulados (subieron sólo 2,8%, impulsados por aumentos en transporte)”, explicó un reporte de Ecolatina.

Los rubros que más aumentaron fueron: salud, con el 5,7%; bebidas alcohólicas y tabaco, con el 4,6%; equipamiento y mantenimiento del hogar, 3,6% y alimentos y bebidas, 3,4%.

En tanto, el sector comunicación creció 3%; recreación y cultura, 2,8% y restaurantes y hoteles, 2,6%.

Entre los artículos que más aumentaron se ubicaron: zapallo anco, con el 48,3%; papa, 31,2%; yogur firme, 21,4%; manzana deliciosa, 13,7%; cerveza, 13,6% y limón, 10,2%.

Por su parte, la inflación núcleo -que contiene los precios que no se comportan estacionalmente ni son regulados por el Estado o con una elevada carga impositiva- fue de 3,3% en el mes, desacelerándose respecto al 6,1% promedio del bimestre anterior.

Según el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), el costo de vida de los trabajadores asalariados sindicalizados aumentó 2,9% mensual en noviembre y alcanzó así un alza del 47,2% en los últimos doce meses.

Por su parte, el centro de estudios económicos de Orlando Ferreres calculó que la inflación de noviembre fue de 2,5% mensual. Puntualizó los rubros de mayor incidencia fueron el de “Alimentos y bebidas, junto a Bienes varios” con un ajuste de 2,5% y 5,8%, respectivamente.

A pesar del freno en la tendencia inflacionaria, el año terminará con una suba generalizada de precios de entre 45 y 50%, uno de los índices más altos del mundo y comparable con lo ocurrido en 1991.

Fuente: www.ambito.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *