Así se debe usar un decreto de necesidad y urgencia

0
50

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, firmó un decreto que establece el aumento del salario mínimo para los brasileños a partir del 1 de enero del 2016.

La mandataria aprobó el incremento de 788 reales (201 dólares) a 880 reales (227 dólares).

Este aumento representa un reajuste del 11,6 por ciento, con respecto al Índice Nacional de Precios al Consumidor.

La medida beneficiará a unos 40 millones de trabajadores y jubilados, “lo que da continuidad a la política de valorizar el sueldo mínimo de los brasileños”.

Rousseff reafirmó así su compromiso de dar continuidad a la política de inversión social, pese a la situación económica que vive el Brasil.

A pesar del reajuste presupuestario, el ejecutivo afirmó que su prioridad es la inversión social, que ha sido fundamental desde el mandato de Lula da Silva y que continúa en la actual gestión de Dilma Rousseff.

FUENTE: DiarioRegistrado.com