El juez Ramos Padilla habló luego de la nueva opereta de Lanata

Nada nuevo bajo el sol. El operador mediático de Clarín, Jorge Lanata, comenzó su programa con su habitual periodismo de guerra, donde divulgó escuchas telefónicas que supuestamente darían cuenta de la maniobra conocida como “Operación Puf”.

En ellas se escucha a Roberto Baratta, Juan Pablo Schiavi y Eduardo Valdés conversando sobre el impacto de la megacausa de Dolores en la causa de las fotocopias de los cuadernos que llevan adelante Claudio Bonadío como juez y Carlos Stornelli como fiscal.

Ninguna de esas conversaciones, manifiesta un delito en sí mismo. Sin embargo, es Lanata quien comete un delito al difundir esas escuchas de manera ilegal. Hace el mismo trabajo que Luis Majul, otro operador de las corporaciones mediáticas.

En diálogo con TN, Ramos Padilla manifestó:

“Lo cierto es que se presentó el 28 de enero una denuncia muy grave, que era una extorsión en curso y el pago se iba a hacer el 6 de febrero. Yo tenía que actuar, intervine los teléfonos y mediante la intervención descubrimos otras operaciones, como plantar drogas”.

También explicó que la pesquisa judicial no se limita al fiscal en rebeldía y que no tiene como objeto “afectar otros casos como el de las fotocopias de los cuadernos”.

En referencia a Stornelli, el magistrado prefirió “no hablar de la situación de un imputado en particular” aunque manifestó “Lo que sí puedo decir es que la causa va mucho más allá del fiscal. Lo que se busca es encontrar la verdad. Así como no puedo juzgar unas partes, tampoco puedo juzgar a otras. Es una asociación ilícita con alcance nacional e internacional”.

Además recordó que otro fiscal, Juan Ignacio Bidone, fue procesado por ser partícipe necesario en operaciones de inteligencia y que “sin ser arrepentido reconoció haber actuado de esa manera”. “Lo que se busca es encontrar la verdad”, remarcó.

Yo puedo tener mi ideología y por más que me quieran vincular yo me tengo que atener a las pruebas. Más allá de una cosa o de otra, en los juzgados litigan absolutamente todos. Y venga quien venga, si no hay pruebas, ninguna causa va a funcionar”, manifestó.

Fuentes: TN y El Ágora