Presidente del HSBC, denunciado por asociación ilícita y evasión fiscal, apoya la reforma laboral de Macri

El presidente del banco HSBC (siglas en inglés de Hongkong and Shanghai Banking Corporation), Gabriel Martino, es uno de los directivos denunciado en 2014 por la AFIP por los delitos de asociación ilícita y evasión fiscal.

Sin embargo, Martino sigue dando entrevistas a medios de comunicación en donde no solo minimiza -muy suelto de cuerpo- la posibilidad de una corrida bancaria, sino que le adjudica la suba del dólar a la gente que realiza ahorros en la moneda norteamericana.

“En la Argentina en períodos previos a las elecciones presidenciales, la gente tiende a ahorrar más en dólares, fuera del sistema financiero, lo que contribuye a la volatilidad”, sentenció en una entrevista con Infobae.

“La Argentina está viviendo la transformación de trata de ser un país serio que se inserta en el mundo. Esto no tiene nada que ver con 2002. El sistema financiero está esta muy sano y capitalizado. No tenemos descalces de monedas groseros como hubo en 2002. Existe un BCRA que es prestamista de última instancia, que por la convertibilidad antes no teníamos. Y las provincias hoy tienen superávit financiero”, Martino destacó de esta manera la gestión del actual gobierno.

Además, Martino apoya la política económica (por sobre todo de tipo cambiaria y monetaria) del gobierno de Mauricio Macri Blanco Villegas, con el intento constante de profundizar la reforma laboral, que lo único que le queda es ser legitimada por el Congreso.

Ya desde el año pasado que Martino desea seguir con el modelo que le genera ganancias exorbitantes a él y a sus clientes, desde entonces asegura de que “Mauricio Macri va a ser reelecto el año que viene”, por este 2019. Gabriel Martino con Infobae

En conformidad con el modelo económico implementado por Macri, el presidente del banco HSBC consideró que “la baja del gasto -en referencia al gasto social- son a través de reformas dolorosas” y aclaró quiénes sufrirán remarcando que será “la sociedad” la que deberá asumir los costos.

Cabe recordar que en en 2014 desde la Administración Federal de Ingresos Públicos
(AFIP) y su titular, en ese entonces, Ricardo Echegaray, denunció al HSBC y a sus directivos por evasión fiscal y asociación ilícita.

Según informó la nota de Página 12, “la autoridad fiscal acusó al banco de facilitar la apertura y ocultamiento de cuentas de argentinos en una sucursal suiza del holding financiero. Las 4040 sociedades e individuos titulares de las cuentas no declaradas por más de 3000 millones de dólares –bonos, acciones y depósitos– también fueron demandados junto con los contadores, apoderados, abogados y economistas encargados de montar las redes societarias offshore para imposibilitar el acceso a los datos de los verdaderos dueños de los fondos y minimizar ilegalmente el pago de impuestos”.

Las empresas del Grupo Clarín, Cablevisión y Multicanal, el Deutsche Bank, la distribuidora eléctrica Edesur, la generadora termoeléctrica Central Puerto, la cementera Loma Negra, la petrolera Bridas, la firma Mastellone, que comercializa los alimentos de La Serenísima, fueron algunas de las compañías denunciadas.

La AFIP denunció al HSBC y sus directivos por montar “una plataforma ilegal con el único fin y propósito de ayudar a contribuyentes argentinos a evadir impuestos”.

El titular del organismo recaudador, Ricardo Echegaray, detalló que la demanda por asociación ilícita alcanza al HSBC Bank Argentina, autoridades del banco en el país (presidente, vicepresidente y un director), el HSBC Private Bank Suisse y el HSBC Bank USA National Association junto con sus apoderados en Argentina. La denuncia advierte que la filial local del HSBC contaba con autorización para intervenir en cuentas de sus clientes abiertas en la sucursal suiza del banco.

“Esta plataforma montada por HSBC estaba inexorablemente destinada a la evasión fiscal donde los obligados tributarios encontraban la posibilidad de socavar su capacidad contributiva”, afirma la denuncia que recibió la jueza Straccia. La hipótesis presentada en la demanda es que el HSBC no era un simple intermediario financiero sino un activo facilitador logístico y promotor de la interposición de sociedades offshore en guaridas fiscales. 

Fuente: Página 12 (Nota 28/11/2014)