Insaciables: El Gobierno nos endeuda por US$ 6 mil millones con el Banco Mundial

El directorio del Banco Mundial avaló este jueves el nuevo “Marco de alianza” (CPF, por su sigla en inglés) con Argentina hasta el 2022, con proyectos de infraestructura que totalizan un monto de aproximadamente de 6.000 millones de dólares, entre los destinados al sector público y privados

Entre los puntos más destacados, se prevé el acompañamiento de la urbanización en el Barrio 31, la provisión de agua y cloacas en todo el país, incluyendo la cuenca Matanza Riachuelo, y el apoyo al programa de energías renovables Renovar.

Tras la reunión de directorio que tuvo lugar en Washington, la entidad envió un comunicado donde determinó que “la nueva alianza para el período 2019-2022 evalua un financiamiento de unos US$ 1.000 millones anuales para el sector público y de unos US$ 500 millones anuales al sector privado“.

De esta manera, la entidad dio el aval para reservar fondos para créditos para el país por un total de US$ 4.500 millones, durante el período total que abarcará hasta el 2022.

El plan de trabajo se encuadra en “acompañar al país en reducir la pobreza a través de un crecimiento sostenible impulsado por el sector privado“.

La estrategia plurianual, que acompañará al próximo Gobierno, se abordarán tres áreas principales de trabajo: generar fuentes de financiamiento privado a largo plazo, ayudar a mejorar la administración del sector público y la prestación de servicios y “promover acciones que reduzcan la vulnerabilidad del país al cambio climático, mitigando además su huella ambiental global“.

Abordar limitaciones institucionales es el núcleo de esta nueva estrategia, al tiempo que Argentina moderniza su economía y protege a los más vulnerables“, sostuvo Jesko Hentschel, director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay.

Además el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), como la Corporación Financiera Internacional (IFC, institución del GBM que apoya al sector privado) y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA, entidad del GBM que ofrece seguros contra riesgos políticos a inversores), trabajarán de manera mutua para poner en marcha esta estrategia y apoyar el desarrollo en el país.

Igualmente, seguirá sosteniendo la implementación del programa de energías renovables RenovAr, que logró movilizar inversiones por unos 5.500 millones de dólares.

Creemos en el potencial del país y seguiremos apoyando el desarrollo del sector privado para crear trabajos y una economía que mejore la calidad de vida de los argentinos” dijo David Tinel, gerente regional del IFC, y aseguró que “invertiremos promoviendo un desarrollo de largo plazo, generando nuevas exportaciones, mejoras de productividad, creación de empleos y una mayor sostenibilidad ambiental”.

FUENTE