“Los ricos no roban”, pero tampoco piden permiso. Maru Botana colgada de la luz

La reconocida cocinera Maru Botana, quien en varias oportunidades se pronunció a favor de las políticas macristas y de quienes integran el frente Cambiemos, fue escrachada por la empresa eléctrica Edenor a través de su cuenta oficial de Twitter.

La empresa denunció a la cocinera por tener una conexión de luz de manera clandestina en uno de sus locales gastronómicos en pleno San Isidro, lo que es completamente ilegal, siendo así un delito penado por la ley.

Según explicó Edenor en su cuenta oficial, “el hurto o el robo de electricidad, así como la defraudación por manipulación de instrumentos de medición, son delitos penales que se castigan con penas de prisión de hasta seis años”.

Este delito que involucra a una personalidad pública como lo es Maru Botana que se supone contar con los recursos materiales para poder solventar los gastos de un local en el barrio porteño de San Isidro, nos estaría reafirmando que esa zoncera que circula en la opinión pública sobre que “los ricos no roban” es justamente eso, una zoncera que se va desarmando ante las muestras y la comprensión de la realidad.

Los ricos también roban y no piden permiso.

Deja un comentario