Aumentar la edad jubilatoria y reducir haberes iniciales. Las medidas que el FMI pretende tomar en la Argentina

David Lipton, el segundo de Lagarde en el organismo financiero internacional, presentó una serie de recomendaciones sobre el sistema jubilatorio para los paises que se encuentran bajo la orbita de esa entidad.

Luego de la modificación de la fórmula de movilidad de las jubilaciones, la eliminación de las moratorias para crear una pensión por vejez equivalente al 80 por ciento de la mínima, incrementar la edad de retiro para las mujeres más vulnerables y habilitar la venta de los activos del FGS de la Anses para financiar el déficit, llega el turno del ajuste en el cálculo de la jubilación inicial y el aumento de la edad jubilatoria para que el sistema previsional continúe siendo sustentable.

Detrás de la necesidad de garantizar dicha sustentabilidad, la propuesta del staff del Fondo implica reducir el ingreso que reciben los nuevos jubilados. Además propone ampliar la edad jubilatoria para que los jóvenes nacidos a partir de 1990 se jubilen con 68 años como mínimo.

“Las reformas apuntan en gran parte a contener el crecimiento en el número de jubilados, modificando los parámetros clave del sistema; por ejemplo, incrementando la edad de jubilación, endureciendo las reglas para acceder, reduciendo el tamaño de las pensiones a través del ajuste en el cálculo de los beneficios”explicaron los técnicos del FMI durante la presentación en Japón. En línea con esto, diferentes gobiernos promocionan los seguros de vida y retiros.

En Argentina las medidas que apuntan a reducir el déficit fiscal afectan gravemente al bolsillo de los trabajadores y los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. El FMI propone elevar la edad jubilatoria y reducir el ingreso inicial para los futuros jubilados, por lo que esta propuesta en el corto plazo se convertirá en un hecho concreto sabiendo que en el Banco Central hay una oficina del organismo financiero internacional desde la que se toman muchas de las decisiones políticas y económicas que perjudican al conjunto de la población. En este sentido, la oposición deberá consolidarse en unidad para frenar esta nueva embestida.